Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

Hoy queremos pedir PERDÓN, por haber aceptado en nuestras iglesias comportamientos que silenciaron a las mujeres y creencias que las menospreciaron. Perdón, por acoger un discurso confuso de amor y sometimiento del que deberíamos haber sospechado hace mucho, porque traiciona el Espíritu y el ejemplo de Jesús. Quizá sea tarde, quizás no, este es el primer paso en una ruta que transitaremos para ser comunidades en donde la violencia en contra de la mujer no es aceptada y nos esforzamos en construir relaciones plenas y saludables.